Observar de cerca un incendio forestal puede provo...

Observar de cerca un incendio forestal puede provocar lesiones en las vías respiratorias

fire-2730796_1920

El aparato respiratorio, junto con los ojos y la piel, son las partes del cuerpo que más daño van sufrir debido a  la exposición prolongada a las altas temperaturas, escasez de oxígeno y humo tóxico que se producen en los incendios.

Como aclara el Dr. Teodoro Gutiérrez Jiménez, especialista en Neumología del Hospital La Milagrosa, “las altas temperaturas originadas en las proximidades del foco del incendio, donde se están produciendo las llamas, pueden provocar en las personas expuestas (personal del servicio contra incendios, voluntarios, residentes, vecinos, etc.) lesiones directas, por el aire caliente, en las vías respiratorias”. Estas lesiones se presentan en forma de inflamación y edema en la cara, oro-faringe, laringe y especialmente en cuerdas vocales. “Síntomas y signos como la tos, la inspiración dificultosa y con ruido (laringoespasmo) y el aumento en la producción de secreciones en las personas expuestas son manifestaciones del daño directo que causa el en las vías aéreas. Se va a necesitar tratamiento y vigilancia de cerca por las posibles complicaciones posteriores”, recuerda neumólogo.

El fuego para mantenerse necesita material combustible y oxígeno. “Muchos de los fallecimientos que se producen de forma inmediata tras iniciarse un incendio son por asfixia, debido a la respiración de aire del ambiente con muy baja concentración de oxígeno. Esta disminución se debe a su consumo en la combustión o su desplazamiento por otros gases,  como anhídrido carbónico, nitrógeno o metano. La sensación de ahogo percibida por las personas expuestas intentan aliviarla aumentando el número de respiraciones, pero incrementándose a la vez, la inhalación de productos tóxicos que van a contribuir a un daño mayor. Además de las lesiones directas por el calor en la vía aérea y la asfixia por falta de oxígeno en el aire ambiental, hay que mencionar el daño producido por el humo. Su gravedad será diferente según distintos factores, como magnitud del fuego, proximidad, tipo de sustancias quemadas, etc.”, apostilla el experto.

Características

En el humo se distinguen dos componentes, una fracción gaseosa en la que siempre hay monóxido de carbono (CO) y dióxido de carbono; y los componentes que dependen del material quemado. El otro componente es el formado por pequeñas partículas en suspensión en el aire caliente, como el carbón recubierto de productos combustibles, ácidos orgánicos y aldehídos. “La intoxicación por inhalación de monóxido de carbono es la causa más común de muerte precoz en los incendios, debido a que en un incendio se producen niveles muy altos de CO, que tienen una afinidad por la hemoglobina de los glóbulos rojos hasta 240 veces mayor que el oxígeno, uniéndose a ella y formado complejos de carboxihemoglobina, que impiden el transporte normal del oxígeno por la sangre”.

“El tratamiento de la intoxicación por CO incluye la retirada del paciente de la exposición al CO, administración de oxígeno al 100% y maniobras de soporte vital. La inhalación del resto de los productos en suspensión en el aire caliente puede llegar a las vías respiratorias inferiores afectando a todas las personas expuestas. En el caso concreto de pacientes de enfermedades respiratorias, como asma bronquial, EPOC y otras que conlleven limitación funcional ventilatoria, pueden sufrir una agudización y empeoramiento de sus patologías. Se aconseja, por tanto, que estos pacientes se mantengan en sus domicilios mientras el humo se encuentre en el aire y tomar su medicación antiinflamatoria y broncodilatadora”.

Prevención

“En el caso de ser sorprendidos por un incendio en el monte durante un viaje es importante pedir ayuda, intentar apagarlo si es pequeño y hay posibilidad de ello; y buscar la ruta de escape  clara y accesible. Vigilar el fuego y los posibles cambios de dirección. Mantenerse en grupo. Alejarse de posibles fuentes de combustión: hierba seca, árboles, arbustos, material inflamable (mantas, combustible, etc.). Es conveniente, además, que los asmáticos tomen la medicación de rescate”, explica el Dr. Gutiérrez Jiménez.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Aquí. CERRAR