La lactancia materna: ¿qué aporto a mi bebé?

La lactancia materna: ¿qué aporto a mi bebé?

lactancia materna pequeña

Hoy empieza la Semana de la Lactancia Materna 2014

Llegó el día. Después de tantos meses esperando, ya está aquí, abrazado a su mamá y sintiendo su respiración y latidos, que lo llenan de vida y seguridad. Pero también tiene hambre.

El cuerpo de su madre ya está preparado para alimentarle, la línea alba, una línea oscura que asciende hasta el pecho, indica al bebé en el momento de nacer, cual es el camino que tiene que seguir para conseguir su alimento. Según la Asociación Española de Pediatría lo deseable es que la primera toma se dé en las dos primeras horas de nacimiento, incluso en el mismo paritorio. De esta forma la succión que realiza el bebé ayudará a que el pecho de la madre comience a producir más leche y el bebé podrá beneficiarse del calostro que contiene los elementos necesarios para alimentarle durante los dos, tres días de vida.

Es uno de los momentos más íntimos entre la mamá y el recién nacido, donde ambos comparten una experiencia única. Experiencia única no sólo por su componente sentimental sino también por su componente nutricional. Cada toma es diferente de la anterior e incluso durante la misma toma, la leche materna varía de sabor, consistencia, etc.

¿Qué componentes tiene la leche materna?

La leche materna, no sólo varía a lo largo del período de la lactancia sino que en la propia toma va adquiriendo diferentes nutrientes y sabores. Por eso es importante dejar que el recién nacido vacíe completamente un pecho antes de comenzar con el otro. La leche, al inicio de la toma tiene un aspecto más acuoso y suele ser más rica en lactosa mientras que la del final es más densa y tiene más cantidad de grasa, saciando al bebé y ayudando también a espaciar las tomas en el tiempo.

Durante el período de lactancia materna (se recomienda que se mantenga hasta los 6 meses de vida del bebé) existen cuatro tipos de leche. Veamos en qué se diferencian:

  • El calostro: se produce durante los primeros tres a cuatro días después del parto, y es un líquido espeso. Esta leche tiene un color amarillento, dado por los betacarotenos (precursores de la Vitamina A) y un sabor salado, debido al sodio que contiene. Posee una mayor proporción de proteínas, de vitaminas solubles en grasa (Vitaminas E, A y K), carotenos y algunos minerales como sodio y zinc.
    Un aspecto importante del calostro es que contiene gran cantidad de inmunoglobulinas, sustancias que protegen al recién nacido contra enfermedades, ya que éste aún posee un sistema inmune inmaduro y frágil.
  • La leche de transición aparece entre el cuarto y el día 15 después del parto, periodo en el cual se da un aumento brusco en el volumen de leche materna.
  • La leche madura posee una gran variedad de elementos, muchos de ellos aún desconocidos, y que varían no solo entre mujeres, sino también en la misma madre, a distintas horas del día, entre ambas mamas, entre lactadas, durante una misma toma y en las distintas etapas de la lactancia. Se ha visto que estas variaciones están directamente relacionadas con las necesidades propias del niño, lo que demuestra una vez más que la leche materna exclusiva provee de todos los nutrientes que el lactante necesita hasta los 6 meses de edad, inclusive si el parto fue pretérmino.
  • La leche de destete: al ir introduciendo otros alimentos en la dieta del niño, el volumen de leche materna va a disminuir ya que el niño va a tener menos hambre, por lo tanto va a succionar menos, y con esto se va a producir menos leche. Este tipo de leche posee cantidades mayores de proteína, sodio y hierro, mientras que se conserva la cantidad de grasas, calcio y de compuestos que protegen el sistema inmune del lactante.

La lactancia en verano. ¿Le doy agua?

Según indica la Asociación Española de Pediatría (AEP), a un bebé menor de 6 meses, tomando pecho “a demanda” -es decir siempre que lo solicita (busca, se lleva la mano a la boca, bosteza, hace ruiditos,..y cuando se le acerca al pecho)-, no precisa ningún otro líquido, ni agua, ni infusiones. Ni siquiera en los meses de mucho calor.

Después de los 6 meses, cuando toma otros alimentos además del pecho, es bueno ofrecerle agua de vez en cuando. También es recomendable ofrecerle el agua en vaso y no directamente de botellas.

No obstante, es importante indicar que durante los meses de calor, es fundamental que tanto la madre como el bebé estén bien hidratados.

La AEP y la OMS insisten en que la lactancia materna es el mejor alimento para el recién nacido ya que tiene unos componentes que la hacen única por su valor nutricional y de suplencia de todas las necesidades alimenticias y de inmunidad del bebé.

Dra. Paloma Nacher

Neonatóloga del Hospital La Milagrosa de Madrid

www.lamilagrosa.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Aquí. CERRAR