Presbicia

Presbicia
Presbicia

La presbicia es una alteración fisiológica natural del ojo que aparece después de los 40-45 años de edad, aunque depende de los defectos refractivos previos (miopía, hipermetropía).

Literalmente significa ojo envejecido y se conoce popularmente como vista cansada. Al envejecer, el cristalino del ojo y el músculo ciliar -las dos estructuras que permiten enfocar de cerca en un proceso llamado acomodación-pierden paulatinamente su flexibilidad.

El cristalino, una lente situada en la parte posterior del iris, tiene la facultad de ser flexible y cambiar de forma adaptándose a las necesidades de visión para poder enfocar los objetos de cerca y de lejos. Pero en torno a los 40 años esta lente ya no puede cambiar adecuadamente de forma como antes y es cuando actividades cotidianas que requieren fijar la vista, como leer o coser, resultan dificultosas.

Se estima que sufre de presbicia la práctica totalidad de las personas mayores de 50 años. En el caso de personas que ya presentan otras patologías como miopía, hipermetropía o astigmatismo, la presbicia convive con ellas, aunque es posible que en el caso de personas con miopía la presbicia tarde un poco más en desarrollarse.

CAUSAS

La causa de la presbicia está en la pérdida de flexibilidad del cristalino por el proceso de envejecimiento natural. El músculo ciliar, al igual que ocurre con los otros músculos del cuerpo, va perdiendo su elasticidad y con ello su capacidad para enfocar las imágenes. A medida que el cristalino se vuelve menos flexible, va perdiendo la capacidad de enfocar bien los objetos más cercanos. La presbicia no guarda relación con el hecho de padecer alguna otra patología visual.

SÍNTOMAS

El síntoma más evidente de la presbicia es la visión desenfocada de los objetos cercanos. Por ello nos vemos obligados a alejar a cierta distancia los textos de lectura para poder enfocar correctamente y necesitamos más luz para leer. Otros síntomas son:

  • Fatiga visual
  • Dolor de cabeza
  • Cansancio, tras estar mirando algo de cerca.

La presbicia puede llegar acompañada de otros defectos visuales como miopía, astigmatismo o hipermetropía.

TRATAMIENTO

Actualmente contamos con dos opciones de tratamiento para corregir la presbicia: lentes y cirugía. La elección de uno u otro dependerá, en gran medida, del estado de salud de los ojos del paciente

  • Lentes: contamos con distintos tipos de lentes:
    • Lentes convencionales o monofocales: corrigen el enfoque para ver de cerca pero, al mismo tiempo, desenfocan los objetos que están a una distancia intermedia o lejos. Es la solución más práctica para personas que no tienen otros problemas visuales añadidos y que realizan tareas de vista cercana durante largo tiempo.
    • Lentes bifocales: facilitan la visión tanto de cerca como de lejos. En la parte inferior de la lente se enfoca de cerca, y en la parte superior, de lejos. La alternancia entre ambas es posible, pero no permiten ver de forma nítida los objetos a distancia intermedia y, aunque han mejorado mucho, siguen siendo poco estéticas.
    • Lentes progresivas, similares a las bifocales pero sin el corte en el cristal. A través de la inclinación de la cabeza o de la mirada, podemos variar el enfoque y nos permite la visión a cualquier distancia. Son más estéticas pero requieren de una adaptación por parte del usuario
    • Lentillas que imitan a las lentes progresivas.

Cirugía: Los resultados de la  intervención quirúrgica en la presbicia no son definitivos porque al tratarse de un problema de envejecimiento natural, con el paso del tiempo el problema puede volver a aparecer.

Actualmente las técnicas de cirugía para corregir la presbicia son:

o   Láser: mejora notablemente la visión de cerca y la intermedia. La técnica es bastante similar a la que se utiliza para corregir la miopía y nos permite mantener la visión combinada que tenemos de forma natural, es decir, aunque no nos demos cuenta, con uno de los ojos enfocamos mejor de cerca y con el otro, de lejos.

o   Lente intraocular: con esta técnica sustituimos el cristalino por una lente intraocular, que actúa a modo de cristalino artificial y permite al paciente mantener la visión cercana, media y lejana, recuperando un rango de visión completo, sin necesidad de usar gafas.

PRONÓSTICO

La presbicia no se cura porque ?como hemos dicho- forma parte del proceso de envejecimiento natural, pero se corrige en todos los casos, por medio de distintas técnicas en función del estado de salud ocular del paciente.

CÓMO PREVENIR LA PRESBICIA

Al ser una consecuencia del proceso de envejecimiento natural del cuerpo humano no estamos ante una patología que se pueda prevenir. Sí podemos cuidar de nuestra salud visual para retrasar su envejecimiento o detectarla en su inicio y tratarla adecuadamente. Para eso es fundamental una revisión oftalmológica, por lo menos una vez al año, si no hay alguna otra patología asociada que requiera de un seguimiento más ajustado.

No hay medicos

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Aquí. CERRAR