Baja visión

lowvision
lowvision

¿Qué es la baja visión?

La baja visión engloba a todas aquellas personas que tienen alteraciones oculares que les genera una merma de visión importante y cuya mejoría no depende de medios médicos, farmacológicos u ópticos convencionales. De tal modo que presentan una gran dificultad a la hora de realizar sus tareas cotidianas, como leer una carta, o salir a la calle.

¿Cuáles son las causas?

Las causas por las que una persona puede ver alteradas sus capacidades visuales hasta pertenecer a este grupo de baja visión son múltiples y variadas, entre ellas encontramos:

• Degeneración macular asociada a la edad
• Retinopatía diabética
• Miopía magna
• Nistagmus
• Patologías corneales
• Defectos severos del campo visual
• Glaucoma
• Retinosis pigmentaria
• Distrofias y degeneraciones oculares

¿Cuáles son los síntomas?

En la mayoría de los casos se produce una alteración central de la visión, lo que produce esa incapacidad, otras se trata de una limitación lateral o una reducción concéntrica del campo visual, así como problemas de sensibilidad al contraste

¿Se puede prevenir la baja visión?

Las revisiones en el oftalmólogo de forma periódica previenen la mayoría de las enfermedades oculares. En muchas de ellas podemos detener la progresión mediante el diagnóstico precoz y tratamiento adecuado. El control estricto en las más severas nos permite tener un mayor control de la evolución y la adaptación del paciente.

¿Tiene tratamiento?

El tratamiento fundamental debe ser el adecuado y específico para cada enfermedad. El especialista en oftalmología le pautará la medicación adecuada o las cirugías necesarias para conservar su calidad visual.
Sin embargo, llegado el momento en el que todas las opciones terapéuticas están agotadas, entra a jugar un papel fundamental la baja visión.

¿Cómo funciona la rehabilitación para la baja visión?

La baja visión trata de aprovechar el “resto visual” del paciente para su aprovechamiento máximo, con el objetivo de que pueda restablecer sus rutinas con el menor impedimento posible.
Para conseguir dicha mejora, nos servimos de ayudas visuales como lupas, telescopios, filtros y gafas especiales que pueden magnifican el objeto, acercarlo, orientarlo hacia la mejor zona de visión o incluso mejorar su luminosidad, contraste o percepción. La meta final es facilitar la vida a nuestros paciente, y que puedan seguir realizando actividades básicas como leer o escribir.

No hay medicos

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Aquí. CERRAR