El 85% de melanomas en menores de 20 años se conce...

El 85% de melanomas en menores de 20 años se concentra entre los 15 y los 19 años.

sandalias

En verano escuchamos continuamente consejos para cuidar la piel y prevenir los efectos nocivos de la radiación solar. Y es que los expertos coinciden en afirmar que la exposición al sol es uno de los principales factores de riesgo a la hora de desarrollar un melanoma. “En especial hay que tener cuidado con la piel de los menores ya ésta tiene memoria y los daños ocasionados en pieles inmaduras, pueden generar futuros trastornos cutáneos”, señala la Dra. Cristina Núñez, dermatóloga del Hospital La Milagrosa de Madrid.

Proteger a los niños del solDe hecho, según explica la Dra. Nuñez, la piel de los niños menores de 2 años tiene rasgos anatómicos y funcionales que la hacen más susceptible a los daños de la radiación UV que la de los adultos y además se ha visto que este riesgo se incrementa en el tiempo, de forma que el 85% de melanomas por debajo de los 20 años se concentran en el intervalo entre los 15 y los 19 años.

Cómo prevenimos el daño cutáneo

La prevención del daño inducido por el sol engloba diversas acciones basadas en:

  1. Reducir el tiempo de exposición al sol, especialmente en las horas del mediodía (12 a 16 h)
  2. Usar ropa, sombreros y gafas adecuados,
  3. Uso de fotoprotectores de amplio espectro (UVA y UVB), que garanticen una acción prolongada.

En el caso de los niños, debido a la inmadurez de la barrera epidérmica y la prevalencia de dermatitis atópica, especialmente en los más pequeños, se refuerza la necesidad de que los fotoprotectores para este grupo de edad sean mínimamente irritantes, con escaso o nulo potencial de sensibilización y que no se absorban. También es importante que no irriten los ojos ya que los niños tienden a frotarse la cara. Por otro lado, resulta fundamental que permitan una fotoprotección de amplio espectro, preferentemente duradera y resistente al agua y al ejercicio o actividad física, algo habitual en esta edad, señala la Dra. Nuñez.

Estas medidas son recomendables para toda la población, si bien, deben extremarse en:

  • Las personas de fototipos claros
  • Los individuos portadores de numerosos nevosmelanocíticos o aquellos con antecedentes personales de cáncer cutáneo
  • Los trabajadores y deportistas que por su ocupación están habitualmente al aire libre
  • En aquellas situaciones en las que la intensidad de la radiación UV es mayor como en zonas terrestres más próximas al ecuador, en la montaña -especialmente si hay nieve-, y en la playa, durante los meses de verano.

Además, es deseable que estas personas utilicen un Factor de Protección Solar no inferior a 30.

Cómo tratamos una quemadura solar

Además de conocer cómo prevenir el daño solar es fundamental conocer cómo actuar ante una quemadura solar. Según indica la Dra. Nuñez del Servicio de Dermatología del Hospital La Milagrosa se debe realizar los siguientes pasos:

  • Aplicar compresas de agua fría (no hielo ni ninguna sustancia irritante tipo alcohol)
  • Es muy importante la aplicación de cremas hidratantes que tampoco contengan productos irritantes.
  • Corticoides tópicos en capa fina tipo hidrocortisona o metilprednisolona.

A nivel general, señala la Dra. Nuñez, es conveniente beber abundantes líquidos y tratar el dolor con algún tipo de medicamento de tipo ibuprofeno.

En caso de presentar ampollas y afectación del estado general acudir a su dermatólogo para la correcta valoración y posterior tratamiento.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Aquí. CERRAR