Cosas que no sabías sobre la Anestesia

Cosas que no sabías sobre la Anestesia

anestesia

Tendemos a asociar la anestesia con una operación y con el hecho de que nos duerman. Pero esto no es así. No siempre es así. La Anestesiología, que es la especialidad de los anestesistas, es dentro de un hospital la gran desconocida.

Podemos decir que, como especialidad médica, la anestesiología es relativamente reciente en la historia de la Medicina, aunque hay datos que confirman que ya en la antigüedad los asirios, griegos, romanos, el Antiguo Egipto, indios peruanos…, conocían y utilizaban métodos para producir anestesia.

La anestesia moderna ha ido evolucionando desde el siglo XVII y, sobre todo, en el siglo XX, siendo hoy la Anestesiología una especialidad que ha avanzado mucho desde el punto de vista médico, técnico y de instrumental, que controla con gran precisión los efectos beneficiosos y adversos. Esto permite que hoy día la anestesia sirve no sólo para insensibilizar una zona de cara a una operación, sino que también se usa para paliar y controlar el dolor crónico y agudo, entre otras posibles aplicaciones.

No es una medicina
La anestesia no es un fármaco que nos administren para dormirnos en una operación. La anestesia es una combinación de varios fármacos cuya elección y concentración se elige en función del paciente (niño, adulto, mujer embarazada, persona mayor, …) y su estado general, el tipo de operación que se le va a realizar o el tipo de anestesia que se le va a aplicar (local, general, sedación, …).

El papel del anestesista
El anestesista está presente en todo el proceso, desde el preoperatorio hasta el despertar. Es el profesional que antes de una cirugía se ocupa de la valoración de los riesgos, de informar al paciente, de determinar la técnica anestésica más adecuada, de controlar las constantes del paciente durante la intervención, cuidar y de tratar el estadio postoperatorio inmediato. Por ello la especialidad recibe el nombre anestesiología y reanimación

Para qué sirve la anestesia
Anestesia quiere decir insensibilidad Y ¿cómo se produce? Utilizando una serie de fármacos por diferentes vías y procedimientos, según características del propio paciente, de la cirugía que se vaya a realizar y el tipo de anestesia que se vaya aplicar.

La anestesia cumple unas funciones claves tanto para el paciente como para el cirujano:
De cara al paciente, su función es eliminar cualquier vivencia estresante y de dolor, desde que el paciente entra en la sala previa a quirófano hasta que llega a la unidad de reanimación o recuperación anestésica (URPA), donde se seguirán otros procedimientos también controlados por los anestesistas.
• De cara al cirujano: su función es mantener al paciente en ausencia de estrés, sin dolor, mantener sus funciones vitales y de todos sus órganos y una buena relajación muscular que le permita al cirujano desarrollar sus técnicas, con toda seguridad y eficacia.

Tipos de anestesia
– ANESTESIA LOCAL: elimina la sensibilidad dolorosa en una pequeña parte del cuerpo estando el paciente consciente. Se realiza inyectando pequeñas dosis de anestésicos locales alrededor de la zona a operar, o bien con frio (anestesia por congelación) o bien con pomadas anestésicas, u otras técnicas. El paciente se puede ir del hospital inmediatamente al finalizar la cirugía. Esta anestesia la realizan generalmente los cirujanos (dermatólogos, traumatólogos, etc).
– ANESTESIA REGIONAL . En este tipo de anestesia también encontramos una nueva clasificación, según la zona del cuerpo donde se vaya a aplicar.
Troncular: bloquea un solo nervio o grupo nervioso. Por ejemplo ara operar una mano, se inyecta anestésico en el nervio radial.
Neuroaxial: bloquea impulsos nerviosos a nivel de la medula espinal. En esta caso podemos hablar de la anestesia epidural y anestesia raquídea, ambas se realizan en el mismo lugar pero la inyección llega a distintos espacios. En la anestesia raquídea llega hasta el liquido cefalorraquídeo, se inyecta el anestésico y se produce el bloqueo sensitivo y motor (el paciente pierde sensibilidad dolorosa y movimiento). En la anestesia epidural también se pincha en la espalda, pero no se llega al espacio intrarraquídeo. En este caso el anestésico produce el bloqueo sensitivo, es decir analgesia (ausencia del dolor), por eso es empleada en los partos. La madre puede sentir las contracciones sin dolor y puede moverse ayudando a que nazca el bebe. Con la misma epidural y variando la dosis de anestésicos locales, se conseguiría también un bloqueo motor, y en caso de que el parto no fuera vaginal, se podría proceder a la cesárea con anestesia epidural (bloqueo sensitivo y motor).
Intravenosa: introduciendo los anestésicos locales en vía venosa. Previamente colocando un torniquete en el miembro que se vaya a operar.
– ANESTESIA GENERAL. En este caso la anestesia produce sueño o inconsciencia, amnesia (falta de recuerdos), analgesia (ausencia de dolor) y relajación muscular. Puede ser inhalada (gases inhalado), por vía venosa, o balanceada (combinación de ambas dos) o multimodal. Dependiendo del grado de pérdida de conciencia y o de relajación muscular, será sedación o anestesia general. Si la pérdida de conciencia y relajación muscular es intensa (los pulmones del paciente no son capaces de administrar el oxígeno por ellos mismos), el paciente requiere ser intubado para respirar y mantener sus funciones vitales.

El estudio preoperatorio
Aunque la anestesia es un procedimiento seguro en personas sanas, no está exenta de riesgos en el caso de personas con problemas cardíacos, pulmonares o renales, los fumadores, las personas que consumen alcohol o medicamentos en exceso, al igual que aquéllas que tienen alergias o antecedentes familiares de ser alérgicas.

Por este motivo, el estudio preoperatorio juega un papel relevante en el proceso de una intervención y es importantísimo que en la entrevista con el anestesista el paciente aporte toda la información relevante y aquella que le susciten dudas.

Dr. Manuel Bouzon

Coordinador Servicio Anestesia

Hospital La Milagrosa

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Aquí. CERRAR