Conoce los síntomas para evitar la deshidratación...

Conoce los síntomas para evitar la deshidratación

hidratacion

Las altas temperaturas de estos días y los cambios en los hábitos hacen del verano una de las estaciones con con un mayor riesgo de sufrir una deshidratación.

Una buena hidratación es fundamental para el correcto funcionamiento del organismo. Según señala el Dr. Ismael Said de nuestro Servicio de Urgencias es importante  beber al menos 1,5 o 2 litros al día para reponer el líquido que perdemos, de lo contrario el balance es negativo y empieza el proceso de deshidratación

Es fundamental conocer cuáles son  los primeros síntomas para prevenir la deshidratación y evitar que pueda complicarse:

– La sed es el primer y principal síntoma. Cuando la sentimos, el proceso de deshidratación ya ha empezado. De ahí la importancia de beber líquido de forma regular, sin esperar a tener sed.
– La fatiga acompaña a la deshidratación, ya que la falta de agua en sangre hace que baje la tensión arterial. Esto provoca una sensación de cansancio y fatiga que puede llegar a afectar a la función nerviosa.
– La desorientación es otro síntoma que suele afectar a las personas mayores. Con la edad se altera el reflejo de la sed, por lo que no son conscientes de la necesidad de beber y esto provoca decaimiento y desorientación.
– La orina escasa y oscura es otro manifestación de alarma. Sin agua suficiente en el torrente sanguíneo, el filtrado que hace el riñón de la sangre es menor y se produce menos orina, haciéndose ésta más concentrada. Si esta situación se mantiene, la limpieza de la sangre empeora llegando a acumularse tóxicos como la urea. Por eso la deshidratación es especialmente dañina en personas con insuficiencia renal.
– La falta de concentración es otra secuela de la deshidratación, que merma las funciones cognitivas y la memoria a corto y largo plazo.
– Los calambres que puede aparecer se deben a que la falta de líquido provoca una alteración en el nivel de electrolitos de la sangre (los minerales que regulan la actividad muscular, entre otros procesos) que puede provocar espasmos musculares.

En el caso de los lactante y recién nacidos, comenta la Dra. Paloma Nacher del Servicio de urgencias pediátricas, la deshidratación ocurre cuando la pérdida de líquido es mayor al aporte debido a lactancias mal regladas o por aporte de agua insuficiente.

También puede darse cuando hay fiebre, gastroenteritis o exceso de abrigo.

¿Cuáles son los síntomas de deshidratación en un bebé?

-Piel fría o sudorosa

– El niño está apático y somnoliento

– Ausencia de lágrimas en el llanto

– Boca y/o lengua secas

– Ojos y/o fontanela hundidos

– Orina escasa y oscura.

Ante la sospecha de una posible deshidratación, utilice soluciones orales de farmacia, que contienen electrolitos y agua en cantidad adecuada, mientras acude al centro médico. Debe ofrecerlo en pequeñas cantidades (5 ml), que puede ir aumentando progresivamente hasta 25-40ml/kg de peso del niño en un intervalo de 1 a 2 horas.

Leer noticia en ABC Salud

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Aquí. CERRAR