Errores a evitar en la elección del deporte infant...

Errores a evitar en la elección del deporte infantil

nadar

En estos meses, comenzamos ya a plantearnos las actividades extraescolares que queremos para nuestros hijos, en función no solo de lo que más les beneficie, también de sus gustos. El deporte, sin duda alguna, debe estar entre las elegidas, por los beneficios que aporta a la salud física y mental, por no hablar de que también les ayuda a aprender a trabajar en equipo, a esforzarse… Pero, ¿cómo elegir un deporte adecuado a su edad?

En primer lugar, debemos evitar algunos errores comunes, importantísimos en la formación de los más pequeños. Así, el deporte elegido no debe suponerle al niño una obligación, debe ser algo divertido y a la vez formativo que accione toda su musculatura.

Antes de comenzar a practicarlo, es recomendable que los pequeños pasen un reconocimiento cardiaco previo que pueda detectar lesiones congénitas, por ejemplo. Además, se prestará especial atención a posibles lesiones y dolencias que padezca y se consultará con un experto sobre las actividades más adecuadas. Así la natación es una buena elección si el niño padece de escoliosis, y la danza ayuda a corregir malas posturas y es interesante en niños con problema de ‘pie plano’.

Y una nota importante: el niño no debe practicar ejercicios competitivos antes de finalizar su desarrollo muscular.

Hablamos de los deportes más populares y las mejores edades para practicarlos:

Natación: a cualquier edad desde que son bebés, además de mejorar la coordinación y el equilibrio, incrementa la fuerza y favorece el desarrollo temprano de habilidades psicomotrices.

Danza/ballet: desde los 3 años. Además de los beneficios que tiene como actividad física, promueve el oído y la memoria. También, como hemos mencionado, ayuda a corregir malas posturas y problemas como el ‘pie plano’, y aporta mucha elasticidad.

Fútbol: desde los 5 años. Es una excelente forma de que los niños sociabilicen y aprendan a trabajar en equipo, amén de que mejora la capacidad cardiovascular, la coordinación motora y la visión periférica, entre otros beneficios. Además es tan popular que gusta a muchos niños y se suele ver como un juego.
Baloncesto: a partir de los 7 años. Ayuda a desarrollar, además de la rapidez y el equilibrio, la concentración y el autocontrol. Como en el fútbol, al ser un deporte de equipo es visto como un juego. Y así debe ser. Los entrenamientos no llegarán hasta los 12 años.

Atletismo: a partir de los 10 años. Fomenta la resistencia, la velocidad y aporta fuerza a las extremidades.

Equipo de Traumatología SOLCOT
Hospital La Milagrosa

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Aquí. CERRAR