Adiós a la biopsia hepática

Adiós a la biopsia hepática

fibroscan2

Es indolora, rápida, no requiere anestesia y no tiene riesgos. Estas son las cualidades de la prueba conocida como elastografía hepática o FibroScan, disponible en la Unidad de Digestivo del Hospital La Milagrosa, que aporta innumerables ventajas a los pacientes con hepatitis o aquellas que estén coinfectadas con VIH.

El motivo: una de las características de la infección por hepatitis en todos sus tipos es que genera fibra colágena en exceso, lo que provoca que el hígado se vaya endureciendo, un proceso que se conoce como fibrosis hepática. La infiltración del parenquímica hepática por bandas fibrosas conduce a dos de las tres manifestaciones principales de la enfermedad hepática: insuficiencia hepática, hipertensión portal y hepatocarcinoma.

Saber el grado de fibrosis del hígado permite conocer su pronóstico a corto plazo y, más importante aún, decidir el mejor tratamiento posible. Hasta ahora, esta información se obtenía con la biopsia de hígado. Afortunadamente, desde hace cinco años se han desarrollado métodos no invasivos que ayudan a determinar el grado de fibrosis hepática sin tener que recurrir a una prueba agresiva y con riesgos.

Una de ellas, es FibroScan, la primera comercializada que combina una sonda de ultrasonido portátil capaz de detectar el tejido hepático.  Es decir, mediante un sistema de choque de ondas sobre el hígado, el experto da una serie de golpecitos al órgano y éste transmite una onda. Esta onda la sigue el dispositivo mediante una ecografía y se correlaciona la velocidad de la onda con el tipo de fibrosis existente en el órgano.

En cinco minutos

El estudio tan sólo dura unos cinco minutos mientras el paciente está colocado en la camilla. El fibroscan tiene importantes ventajas sobre la biopsia hepática:

  • No es invasiva
  • Es indolora
  • No requiere anestesia
  • No tiene riesgos.
  • Es válida para el seguimiento (Se puede repetir las veces que sea necesario)
  • Ofrece información detallada que facilita los diagnósticos (hígado normal o fibrosis avanzada).
  • Los resultados de la prueba son inmediatos.

No obstante, también, existen diversas limitaciones, como la imposibilidad de obtener medidas de la rigidez del hígado en pacientes obesos, porque el tejido adiposo frena el paso de las ondas de ultrasonido o en los que padecen de ascitis, es decir, líquido libre intraabdominal. Sin embargo, ya se han desarrollado sondas específicas para los pacientes con sobrepeso.

La rigidez del hígado puede incrementarse también por lesiones hepáticas diferentes de la fibrosis, como el edema o la inflamación. Por ello no es una prueba válida para todo el mundo, como es el caso de pacientes con fracaso cardiaco o con actividad inflamatoria hepática intensa.

Biopsias injustificadas

Dada la disponibilidad de este tipo de prueba, hoy en día el riesgo y los costes de una biopsia hepática no están justificados, salvo que se sospeche otra patología que deba ser diagnosticada, dado que el uso de técnicas como el FibroScan, además de que permite obtener con gran precisión el grado de fibrosis, proporciona una orientación de cómo va a evolucionar el paciente. Este paso es fundamental para que el especialista tome decisiones clínicas sobre el paciente y hacer su seguimiento con la repetición de la prueba todas las veces que sea necesario. Además, es útil también para el seguimiento de grandes poblaciones con fines clínico y de investigación.

 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Aquí. CERRAR